Blog

La-espera

La espera que desespera…

¿Cuántas veces le ha tocado esperar por algo importante? En cantidad de situaciones dependemos de la espera, y en la mayoría de estas nos desesperamos. Y es que la espera nos persigue desde niños. 

Por ejemplo, ¿Cuál niño no ha esperado con ansias el regalo de navidad o de los reyes magos?

Luego nos sigue persiguiendo en nuestra juventud, ¿se acuerda de aquel ser especial que prometió llamarle y aún no lo ha hecho?, ¿cuantas veces quiso obligar al teléfono a timbrar o le prohibía a su hermano que usara el teléfono y rogaba por que a su madre no se ocurriera conectarse a hablar con su amiga? Los enamorados de hoy día por lo menos no tienen tanto problemas porque probablemente cada uno tenga un celular, pero ahora la espera también se les complica esperando que le den like a su nueva foto de perfil en Facebook y ay de aquellos que le sale el doble click azul de WhatsAPP, porque ya leyó su mensaje un tanto atrevido y no le ha contestado aun, eso sí que es peor.

Seguimos con la larga espera por una carta de aceptación en la universidad, porque estos todavía no se han adaptado a los emails, y así con las calificaciones finales a ver si finalmente nos graduamos. 

La espera sigue persiguiéndonos ahora por esa añorada pregunta “¿te casas conmigo?” 

Una de la esperas mas lindas son esos nueve meses de embarazo, ¡cuánta angustias!, ¡cuántas esperanzas!, y así la espera se sigue adueñando de nuestra existencia. 

Existen personas que han esperado por años hasta poder comprar esa casa o apartamento deseado. 

A medida que vamos creciendo, así la espera se hace más importante y complicada, con temas tan vitales como la espera de unos análisis, de un diagnostico o de una cirugía. 

Aunque siempre es linda la ilusión de la espera por un mejor día, cuando mi negocio salga a flote, cuando los niños se casen, se gradúen, en fin que la espera es parte de nuestras vidas desde el inicio hasta el fin, así que es mejor acostumbrarnos a ella y hacerles algunos truquitos para no morirnos de la angustia en el intento. 

El diccionario WordReference define la espera como “tener esperanza de conseguir algo deseado” o “parar en una actividad hasta que suceda algo”.

Según mi gran amigo Google, la espera nos desespera por varias razones, entre ellas nuestra falta de paciencia, otra es que nos empezamos a formar ideas de los resultados (tanto positivos como negativos) y partimos de ahí a volvernos locos.

Yo creo también que a muchas personas nos encanta tomar decisiones constantemente, y la incertidumbre que nos causa la espera a veces es más grande que la espera misma. 

¿Y que sucede cuando al fin llega lo que esperábamos?, pues nos creamos otra “espera”. 

¿El antídoto?, cuando espere algo trate de entretenerse con otra cosa, no le preste demasiada importancia y sobretodo “no se haga ideas locas en la cabeza”, al fin la Biblia lo dice muy claro “Cada día trae su propio afán”, recuerde siempre que “quien espera la espera se desespera!”

1.543 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>