Blog

No hay nada más que hacer, mas que HACERLO

Ya lo soñaste, ya lo visualizaste, lo planificaste, y ahora ¿qué falta?….pues ¡HACERLO!

Esta famosa frase nos recuerda el siguiente escenario: “tienes meses viendo ese vestido que tanto te gusta, solo que dos tallas menos, decides que para principio de año te pondrás en forma, definitivamente, ya no más vagancia, haces el plan, compra la ropa de gimnasio, te inscribes en el gimnasio, para enero claro para dejar que pasen los días festivos, y te fijas el día en que comenzarás a ejercitarte. Llega el día, y, te da una pereza que no entiendes, gracias a Dios existen las excusas que se acercan como por arte de magia a tu cabeza y te dice “está lloviendo”, o “hace mucho frío”, y claro “hoy se me  complicó pero mañana definitivamente que iré”, llega mañana y nuevamente creas una batería de excusas, muy válidas todas, pero al final terminas haciendo NADA”.

Esto nos ha pasado a todos, no sólo con el gimnasio sino en muchos otros aspectos de nuestras vidas, ese negocio que quiero montar, esa habitación que quiero arreglar, esa carrera que quiero estudiar.

No en vano existe el dicho que dice “para toda buena realización hace falta 5% inspiración y 95% transpiración”, es decir, si queremos lograr algo tenemos que trabajar arduamente para conseguirlo, no hay callejones o atajos, no es suficiente concebirlo, soñarlo, desearlo con todas tus ganas, esa es la parte más sencilla.

La parte más difícil y complicada, la que la mayoría no logra es: hacerlo, ejecutarlo. Obviamente, si fuera fácil tuviéramos un mundo perfecto, sin obesidad, con muchos negocios exitosos, con muchos profesionales, etc.

Me parece que influye mucho el hecho de que en el proceso de concebir nuestro sueño nos enfocamos demasiado en los objetivos finales, en lograr la meta, y desvalorizamos la trayectoria, el camino.

Si tratáramos más de visualizarnos en el camino, en el aprendizaje, en ir conquistando cada reto que se nos presente, y menos en alcanzar el objetivo final, creo que el proceso sería más llevadero, más fácil o por lo menos seria “alcanzable”.

Podemos verlo como cuando queremos subir una montaña, si vemos al tope, nos dará miedo, cansancio, pereza. Pero si, en cambio, nos ponemos pequeños objetivos, “voy a llegar a aquel árbol” y tratamos de disfrutar el camino, nos sentiremos menos agobiados y podremos finalmente HACERLO.

www.alquilan.do te ofrece varias sugerencias:

a) Prepara una lista de pequeñas acciones con fechas específicas, es decir, paso a paso: Por ejemplo, si quieres ir al gimnasio, proponte un objetivo claro y con fecha “el lunes iré solo por 10 minutos”, y así sucesivamente.

b) Hazte trucos: Por ejemplo, si quieres ir al gimnasio, ponte la ropa de ejercicios desde que te levantes, otro ejemplo, si quieres volver a la Universidad, compra un libro de lo que quieres ser o visita a alguien que ya lo hace y dile que te cuente de su experiencia.

c) Prémiate: Pon pequeños objetivos y cada vez que logres uno, date un premio.

d) Pon elementos recordatorios en tu diario vivir: Para inspirarse, alguna frase, en la nevera, en las habitaciones, carteles, notas, etc.

e) Comparte su hazaña: Cuéntale a tu familia, a tus amigas, dile de tu próximo pequeño objetivo y cuéntale cuando lo alcanzaste.

Vive cada día, siente cada paso, llénate de energía, llénate de entusiasmo, graba cada momento, porque son estos pequeños granitos de arena que van formando tu vida, recuerda que en el camino está la recompensa”.

2.475 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>